viernes, 17 de junio de 2011

LA CORRUPCIÓN SE EXPANDE

¿QUIÉN LE PAGA A LOS CORRUPTOS?

La contestación es una: todos los habitantes de la República Argentina, pobres y ricos. A los pobres, que pagan el mayor monto por ser mayoría, la corrupción les impide salir de la pobreza, para los ricos es un gasto menor y para los corruptos es la fuente de ingresos.
En Argentina se instaló la cultura de la corrupción, que es aceptada por la ciudadanía por que se cree que el gasto público, corrupción incluida, lo paga el Estado y no la población. No se difundió que para pagarlo, el Estado se lo debe cobrar previamente a los habitantes. La corrupción es un cáncer en la administración pública y los delitos prescriben judicialmente sin sanción.
No se sabe cual es el costo de la corrupción para los pobres. Con datos aislados puede presumirse que ronda el 35% del presupuesto nacional. Entre otros costos, es corresponsable de que el ingreso de los asalariados haya caído a menos de la tercera parte de lo que ganan sus semejantes en los países que prosperan.
La corrupción política, económica y cultural impide el bienestar general y la prosperidad. Se la debe combatir sin contemplaciones.
La ciudadanía debe comprender que la corrupción es un delito que premia al ladrón, desordena la estructura productiva, y crea enfrentamientos sociales. Los pobres deben repudiar seguir pagando a delincuentes.

13 jun 2011

Dr. Marcelo Castro Corbat
Centro Segunda República
segundarepublica@fibertel.com.ar

www.centrosegundarepublica.blogspot.com
www.twitter.com/SegundaRep
Facebook: Centro Segunda República

NB: Valoramos recibir su opinión. Si coincide, difúndalo.
Por la cantidad de opiniones recibidas, se demora n/ contestación.